Disfruta de Valencia en el Congreso FEDEM

21
Ene

Disfruta de Valencia en el Congreso FEDEM

Durante su estancia en el Congreso FEDEM Valencia, podrá disfrutar de nuestra ciudad, un referente turístico en todo el mundo, conocer su patrimonio monumental (centro histórico, Ciudad de las Artes y las Ciencias, etc.) magníficas playas y amplia oferta de turismo cultural, gastronomía y ocio.

Por suerte Valencia tiene un clima agradable durante todo el año,  y la mejor época para visitarla,  es entre Marzo y Septiembre, por lo que probablemente puedan disfrutar de los encantos de nuestra ciudad con excelentes días soleados y temperaturas agradables.

Qué ver en Valencia

Barrio del Carmen y sus Palacios

El barrio milenario de la ciudad creció entre dos murallas, la musulmana y la cristiana.

En el distrito de Ciutat Vella se encuentra este emblemático barrio, que debe su nombre a la iglesia y el convento del Carmen Calzado, así como a la plaza adyacente. A efectos prácticos es el auténtico centro histórico de València. Si bien en algún momento estuvo delimitado por la muralla musulmana, hoy son las Torres de Serrano y las Torres de Quart los restos medievales más emblemáticos. Conforme atraviesa estas puertas, el visitante accede a un laberinto de callejones empedrados con infinidad de secretos.

Vías como Roteros o Corona descienden de los antiguos arrabales. En las entrañas del barrio aguardan el bello Portal de la Valldigna, la centenaria Plaza del Árbol o la diminuta Casa de los Gatos, así como comercios históricos con siglos de historia. El Carmen también es territorio bohemio, donde abunda el arte callejero y están los museos más punteros, entre ellos el IVAM, el MUVIM, el Centre del Carme o la Beneficencia.

La vida hierve a todas horas en sus calles. Por la mañana se puede visitar el famoso Mercado de Mossen Sorell, con una amplia oferta de productos gourmet. A lo largo del día se van llenando las terrazas, donde es posible degustar algunas de las tapas más típicas y comer una buena paella. Conforme cae la noche, cobra relevancia la Plaza del Tossal, alrededor de la que hay restaurantes y pubs muy concurridos. El Carmen es historia viva de los valencianos, pero también la estampa costumbrista de su presente.

Lonja de la Seda

La Lonja es uno de los edificios característicos de la ciudad, además de ser uno de los más famosos monumentos del gótico civil que puede ofrecer Europa. Goza de la alta distinción de Monumento Histórico Artístico de carácter nacional desde el 4 de junio de 1931 y fue declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad el 5 de diciembre de 1996.

La Lonja de Mercaderes está situada en el centro de la urbe – frente al Mercado Central y el Templo de los Santos Juanes – y ocupa una superficie rectangular cuya área es de unos 1990 metros cuadrados. A finales del siglo XIII, la antigua Lonja se presenta insuficiente ante la prosperidad de la ciudad, por lo que en 1469 se decide iniciar la construcción de una nueva Lonja. La primera piedra se coloca en 1492, aunque el comienzo de las obras tiene lugar un año más tarde. La principal figura que intervino en la construcción fue Pere Compte, ciudadano de València, ingeniero y arquitecto al mismo tiempo.

La Lonja consta de tres cuerpos claramente diferenciados y un jardín o “patio de naranjos”. El Salón Columnario o Sala de Contratación está dividido en tres naves longitudinales y cinco transversales, en función de las ocho columnas exentas que soportan las bóvedas. Su altura de 17,40 mts transmite una singularidad monumentalidad a las columnas. En esta Sala se instaló la Taula de Canvis, instituida en 1407 por el Consejo Municipal de la Ciudad que obtuvo gran prestigio por su solvencia y volumen de operaciones bancarias. Actualmente la Taula o Mesa en la que se realizaban las transacciones mercantiles, así como la 1ª Letra de Cambio conocida en España, se encuentra en el Archivo Municipal de València. El Torreón (segundo cuerpo del edificio). En la planta baja se ubicaba la capilla dedicada a la Inmaculada Concepción, mientras que los dos pisos altos se destinaban a cárcel de mercaderes morosos en el pago.

El Miguelete

Campanario de la Catedral construido en los siglos XIV-XV, obra de Andrés Juliá. Torre de planta octogonal y casi 51 metros de altura, de marcado carácter gótico, junto a la barroca Puerta de los Hierros.

Mercado Central

Los orígenes del actual Mercado Central hay que buscarlos en tiempos musulmanes. En aquella época en el conocido como arrabal de la Boatella, extramuros de la ciudad, se asentaba un mercado o zoco musulmán.

En 1261 después de conquistada Valencia por el rey Jaime I el Conquistador, este concede un privilegio a la ciudad para celebrar mercado semanal en la zona de la Boatella. Años después el rey Pedro IV el Ceremonioso autoriza a que el mercado tenga carácter diario y al construirse un nuevo perímetro amurallado este queda intramuros de la ciudad. El mercado aunque permanente estaba formado por puestos que se montaban por la mañana y se desmontaban al anochecer. Básicamente consistía en espacios cubiertos por toldos o lonas y en cestos de mimbres o esparto se colocaban los productos de la huerta.

A raíz del decreto de desamortización de Mendizábal de 1838 el Convento de las Magdalenas es derruido y sobre él, se construye el Mercado Nuevo o de los Pórticos. Inaugurado en 1839 tuvo corta vida ya que en realidad se trataba de un espacio descubierto al aire libre con un pequeño pórtico de donde le viene el nombre. Bien pronto se hizo necesario la construcción de un nuevo mercado que cubriese la creciente demanda de una población burguesa y en constante auge poblacional.

Nace así el Mercado Central de Valencia. El Mercado Central de estilo modernista queda como el edificio más representativo de los primeros años de 1900 en una ciudad rodeada de huerta.

Ciudad de las Artes y las Ciencias

La Ciudad de las Artes y las Ciencias de València es en sí misma un espectáculo para los ojos. Los edificios que componen este imponente centro de ocio y cultura, diseñados por Santiago Calatrava, ofrecen una imagen vanguardista que nos adentra en el siglo XXI.

El Hemisfèric ofrece películas de cine Imax de última generación, planetario y un innovador espectáculo láser.

El Museo de las Ciencias es un edificio espectacular, que alberga motivos y exposiciones científicas interactivas en las que el visitante puede tocarlo todo y convertirse en protagonista de experimentos curiosos.

En el Oceanogràfic se dan cita todos los ecosistemas del mundo, con sus habitantes animales y vegetales.

Las mejores representaciones de ópera, conciertos y espectáculos escénicos se contemplarán en los auditorios que albergan el Palau de les Arts, con su espectacular forma ovalada y gigantesco diseño.

Por último, el Ágora. Se trata de un edificio concebido como espacio multifuncional de gran versatilidad, para acoger eventos de diversa naturaleza.

Parque Natural de la Albufera de Valencia

A tan solo 10 kilómetros de València se encuentra el Parque Natural de La Albufera, un ecosistema mediterráneo que aúna playas salvajes de dunas, con bosques, arrozales y un enorme lago por el que pasear en barca.

Es aquí donde se inventó la paella y donde pueden descubrirse otras delicias culinarias con productos de la zona, como el all-i-pebre o la llisa adobada. Para descubrir la biodiversidad de la zona, nada mejor que recorrer a pie o en bici alguno de los seis itinerarios señalizados por el parque.

Se trata del lago más grande de España y una de las zonas húmedas más importantes de la península ibérica. Un paraje de gran interés ecológico en el que hibernan especies únicas de aves acuáticas. Sus ricas aguas han servido tradicionalmente de sustento a pescadores y cultivadores de arroz, dando origen a una suculenta gastronomía. Para degustarla, acérquese al poblado de El Palmar, escenario que inspiró numerosas obras de Blasco Ibáñez.

 

Aquí podrá descubrir típicos platos valencianos como la Paella, el Arrós a Banda, o el All i Pebre -confeccionado con anguilas del lago. Tras la comida, nada mejor que un tranquilo paseo en barca por la Albufera, contemplando las tonalidades rojizas y doradas de la puesta de sol sobre las aguas.

Por todo esto, Valencia se convierte en uno de los destinos turísticos más atractivos del mediterráneo.

Leave a Reply